La música y la música

Mucho se ha discutido a lo largo de los años sobre qué es música y qué no. Últimamente, se han descalificado nuevas tendencias musicales como el trap, el hip hop, el reggaetón y tantos otros argumentando que estos no son “música de verdad”. Podríamos dar miles de ejemplos acerca de qué se ha entendido como música a través del tiempo y qué ha ido ganando un espacio en las diversas colecciones de compactos, LPs, cassettes y ahora la música totalmente digital en streaming, pero hoy exploraremos esta propuesta desde un plano un poco más teórico y enfocándonos en tres géneros musicales en particular: el trap latino, el funk y las piezas clásicas.

La música como tal, cuenta con tres elementos básicos: la melodía, la armonía y la rítmica. Pero, ¿qué tiene esto que ver con los estilos musicales antes mencionados? Pues, justamente que tienen estos tres elementos en común. Partiremos a definir cada uno:

  1. La melodía: fácilmente lo más entendido en la música. Ese estribillo, o ese “sonido” que tanto llama la atención de una canción. Cuando la melodía es “pegajosa”, la tenemos por un buen tiempo resonando en nuestra cabeza. En el caso de estos tres géneros, predomina el trabajo melódico en las piezas clásicas, pues son elaboradas justamente con el afán de resaltar diferentes puntos del siguiente elemento: la armonía.
  2. La armonía: esta es la base de la melodía. La armonía determina dónde se ubica nuestra melodía, le da sentido, le da base y cuerpo. La complejidad armónica de algunas piezas clásicas se ven retadas por la armonía más simple del funk, pero al mismo tiempo se ve renovada por el método compositivo del trap. Si bien es claro que la complejidad armónica es pieza clave de la música (y por lo cual se descalifica a este último estilo musical), no significa todo dentro de un tema, tampoco de la música, lo cual nos lleva al siguiente punto.
  3. La rítmica: este punto, sumamente importante, es lo que usualmente define casi de manera total los géneros musicales. En este elemento, el género más completo es el funk en la mayoría de casos. Con ritmos sincopados, acentos complejos y diferentes maniobras rítmicas en las que prima la batería como el instrumento definitorio, podemos señalar al funk como un género que cumple con los requisitos para ser considerado música.

Pero, ¿qué hay del trap latino? Se resalta de este género el uso exagerado de sintetizadores, de modificaciones de voz, de una lírica paupérrima e insignificante, sin embargo, ¿realmente se hace un análisis claro y frívolo sobre el género?

Si partimos desde el primer punto: la melodía constantemente repetitiva, la técnica vocal con la que cuenta el género y sus estribillos pegadizos cumplen con la finalidad teórica de la melodía. En contraste, a través de las décadas las melodías se han ido simplificando hasta llegar a puntos cada vez más simples, pero sólidos. Si bien este no siempre es el caso del trap, sí se puede rescatar que géneros como la música electrónica (EDM, House, etc.) tienen la melodía repetitiva y con una no muy compleja forma melódica.

Por otra parte, la armonía es bastante divergente en el trap. Al usarse pocas veces acordes de manera clásica (tocando todas las notas del acorde al mismo tiempo), se considera que el trap no tiene una composición armónica como tal. Esto, sin embargo, no considera que el tipo de composición que se hace actualmente consta en la superposición de elementos a través de loops (o pistas reproducidas en bucle) para generar un tema a base de contrapunto melódico y armónico.

Por último, en cuanto a la rítmica, los ritmos sintetizados de batería (tanto electrónica mezclada con el sonido análogo) logran un equilibrio entre los temas de trap creados alrededor de estos loops, que están relativamente predeterminados (como en casi todo género popular).

Es natural que exista preferencias entre un género a comparación de otro; sin embargo, esto no justifica que exista un género inferior a otro. Sí podemos afirmar que existen géneros más complejos, como el jazz, el rock progresivo, el bebop, el zeuhl y otros estilos más evolutivos de los géneros académicos a comparación de lo que es conocido como lo “pop”, sin desmerecer su alto nivel de producción.

2 Comments

  • by Jessica Brown Posted mayo 11, 2016 11:18 am

    Your article was excellent and erudite. Thanks

  • by John Snow Posted mayo 11, 2016 11:18 am

    Whoo hoo!!! thank you for sharing!!!!

Comments are closed.

× Contáctenos